Las propiedades neuroprotectoras del CBG en la enfermedad de Huntington

Las propiedades neuroprotectoras del CBG en la enfermedad de Huntington

 

Las propiedades neuroprotectoras de CBG en la enfermedad de Huntington se analizaron en un estudio publicado en 2015 en PubMed.

El estudio se realizó en ratones, divididos en dos categorías, lo que demostraron los investigadores fue cómo el cannabigerol puede contribuir a mejorar la deficiencia motora y preservar la neuronas estriatales  contrastando la toxicidad.

CBG podría contribuir al aumento de los niveles reducidos de defensas antioxidantes.

Para el estudio se utilizaron ratones transgénicos, lo que significa que su genoma fue modificado por la inserción de genes pertenecientes a otras especies animales. Los ratones transgénicos son necesarios para la realización de sistemas modelo, útiles para la investigación de enfermedades, especialmente las genéticas.

Gracias a los ratones transgénicos, los investigadores pueden desarrollar un análisis de las respuestas farmacológicas relacionadas con una patología específica.

enfermedad de Huntington

La Enfermedad de Huntington es una enfermedad hereditaria del Sistema Nervioso Central que determina una degeneración de los ganglios basales y del corte cerebralx.

Clínicamente se caracteriza por movimientos patológicos involuntarios, alteraciones severas de la conducta, trastornos emocionales y anímicos así como un deterioro cognitivo progresivo. Puede ir acompañada de episodios psicóticos y apatía.

El inicio suele ser entre los 30 y los 50 años (también existen formas juveniles raras) y la evolución de la enfermedad es lentamente progresiva y fatal después de los 16-20 años del trastorno.

La probabilidad de heredar el gen de los trastornos coreanos de un padre enfermo es del 50%, muchas veces en la misma familia conviven más individuos afectados.

Gracias al descubrimiento del gen, en 1993, cuya mutación es la causa de la enfermedad, hoy es posible individualizar mediante una prueba genética quién es portador.

Esta prueba se realiza en laboratorios especializados, pero requiere una evaluación exhaustiva de los candidatos debido a los múltiples problemas de índole psicológica y ética que genera.

No existen medicamentos que puedan prevenir, bloquear o ralentizar la evolución de la enfermedad.

Hay muchos medicamentos disponibles para el neurólogo que pueden modificar o mitigar algunos efectos, como movimientos involuntarios más severos, depresión, etc. pero que no pueden detener el avance de la enfermedad.
 

¿Qué tan extendido está?

Según las estimaciones realizadas en la Universidad de British Columbia, presentadas en 2013 en la Convención Anual sobre Terapias para la Enfermedad de Huntington promovida por Cure Huntington's Disease Initiative en 2013 en Venecia y publicada por la revista Lancet, los casos de Huntington están aumentando.

Se ha calculado que la incidencia epidemiológica de la enfermedad es de aproximadamente 1 caso cada 10.000. Estudios recientes tienden a incrementar esta incidencia a 12,3 enfermos cada 100.000.

En Italia, los individuos afectados son unos 6.000 casos con al menos 12.000 más en riesgo de presentar la enfermedad (cabe mencionar que se trata de estimaciones basadas en estudios epidemiológicos desactualizados).

Sólo en Lombardía los “portadores del gen con síntomas” se estiman en más de 1000. A estos hay que añadir los portadores del gen que aún no manifiestan ningún síntoma.

En el sufrimiento de la enfermedad, se deben considerar los niños que no son portadores del gen, los cónyuges y otros miembros de la familia.

Cannabigerol

Cannabigerol, conocido como CBG, es un fitocannabinoide, que a diferencia del THC, y exactamente como el CBD no es psicotrópico, el CBG fue identificado por primera vez en 1964 por el científico Yehiel Gaoni y está compuesto por ácido cannabigerólico (CBGA), uno de los primeros cannabinoides formados en la planta de cannabis.

CBG se considera un antagonista del receptor CB1 del sistema endocannabinoide. Esto significa que puede inhibir los efectos de los agonistas CB1, especialmente del THC, y por lo tanto interferir con los efectos de otros cannabinoides.

A menudo se le llama el padre de todos los cannabinoides y no por caso: al igual que un padre cariñoso, el CBG se "dobla" a las necesidades de la naturaleza, dando vida a otros compuestos del cannabis como el CBD y THC.

El potencial terapéutico de CBG

En 2015, investigadores del departamento de Bioquímica y Biología Molecular de la Universidad Complutense de Madrid, demostraron las propiedades neuroprotectoras de CBG.

Los investigadores utilizaron dos modelos in vivo diferentes de la enfermedad de Huntington en ratones, caracterizados por un colapso progresivo de las células nerviosas del cerebro.
El estudio descubrió que CBG era muy activo como neuroprotector, mejorando las deficiencias motoras y protegiendo las neuronas al mismo tiempo.

Si tomamos demasiado CBG, ¿cuáles son los posibles efectos secundarios?

Investigación científica sobre CBG no es sustancial en este momento, como lo es si hablamos, por ejemplo, de CDBSin embargo, cuando consideramos los efectos secundarios tenemos que partir de la premisa de que cada sustancia, también el agua, consumida en dosis excesivas puede generar efectos secundarios.

 

¿Quiere saber exactamente cuántos miligramos de CBG tomar?

Observarse a uno mismo es la respuesta correcta, si decidimos utilizar CBG aceite, la recomendación es comenzar con unas gotas y luego encontrar la dosis necesaria para las necesidades individuales, aumentando o disminuyendo la dosis.

Si está pensando en utilizar CBG, es importante y recomendable que consulte a un médico.

 

0 comentarios

Escribir un comentario

Los comentarios son moderados