CBD y asma

CBD y asma

La creciente popularidad del cannabidiol (CBD), combinada con la evidencia respaldada científicamente que respalda sus beneficios, ha llevado a quienes se preguntan si el CBD puede ayudar a controlar los síntomas del asma.

Actualmente existe un interés creciente en la uso de CBD para tratar el asma con algunas estudios lo que sugiere que ciertos componentes del CBD pueden beneficiar a quienes padecen la afección. En este punto, no hay evidencia científica que sugiera que el CBD pueda curar el asma. Sin embargo, los efectos antiinflamatorios del cannabidiol podrían funcionar para reducir la inflamación de las vías respiratorias, lo que, para las personas que padecen asma grave, podría ser suficiente para celebrar. 

¿Qué es el asma?

Asma es una afección crónica a largo plazo que afecta las vías respiratorias de los pulmones. Desafortunadamente, actualmente no existe cura para el asma, que a menudo se diagnostica en la infancia. A las personas que padecen asma les resulta más difícil inhalar y exhalar porque las vías respiratorias de los pulmones se estrechan. Los síntomas pueden aparecer sin previo aviso y variar de leves a graves y pueden ser provocados por el clima frío, algunos alimentos, alergias e incluso infecciones de los senos nasales. Algunos de los síntomas incluyen: 

  • Opresión en el pecho
  • Tos (especialmente por la noche o temprano en la mañana) 
  • Dificultad para respirar 
  • Sibilancias 
  • Picazón en la garganta 

Cuando estos síntomas empeoran mucho, una persona puede experimentar lo que se llama un ataque de asma y puede ser potencialmente mortal si no se trata adecuadamente. Durante estos síntomas, la respiración de una persona se ve comprometida y sus pulmones experimentan cambios radicales, que incluyen: 

  • Vías respiratorias apretadas
  • Vías respiratorias engrosadas 
  • Vías respiratorias bloqueadas 

Estos pueden suceder de forma individual o simultánea. La prevención y el control a largo plazo son fundamentales para detener los ataques de asma. Es importante reconocer los factores desencadenantes antes de un ataque y luego tomar las medidas necesarias para evitarlos. Como no existe cura para la afección, es especialmente importante que quienes la padecen reduzcan sus síntomas para mejorar o mantener su calidad de vida. 

¿Cómo puede el CBD ayudar al asma? 

Los investigadores han analizado el CBD y si proporciona algún beneficio para las personas con asma debido a sus propiedades antiinflamatorias y antiespasmódicas. Un estudio en animales publicado en 2015 sugirió que el tratamiento con CBD disminuyó los procesos inflamatorios y de remodelación en ratones. En este punto, todavía no hay suficiente evidencia científica para aceptar el CBD como una solución de tratamiento eficaz para el asma en humanos. Sin embargo, sus beneficios antiinflamatorios pueden ayudar a reducir los síntomas, como el dolor de pecho, la inflamación y los espasmos. 

El dolor de pecho es común durante los ataques de asma y puede causar angustia al paciente debido a su sensación punzante que solo desaparece después del ataque de asma. En una reciente estudio sobre el dolor de pecho en el asma aguda, los investigadores encontraron que el 76 por ciento de los entrevistados experimentaron algún tipo de dolor de pecho al inicio de un ataque de asma. En 2008, una revisión de GW Pharmaceuticals descubrió que debido a su capacidad para aliviar el dolor, el CBD puede ayudar a unir y alterar las células que median el dolor.

El CBD también actúa como broncodilatador. Cuando un paciente sufre un ataque de asma, sus bronquiolos se contraen gravemente, lo que hace que la tasa de oxígeno disminuya a un ritmo alarmante. La investigación sobre estrategias terapéuticas alternativas ha demostrado que el uso de CBD promueve la broncodilatación. En otras palabras, El CBD ayuda a ensanchar y relajar las vías respiratorias., contrarrestando los bronquios y bronquiolos inflamados. 

También se ha encontrado que el CBD espasmos bronquiales inferiores causado por la inflamación, que resulta en dificultad para respirar y opresión en el pecho. El CBD ayuda a reducir el grado de constricción muscular alrededor de los bronquiolos, actuando como un 'antiespasmódico' reduciendo la sensación de opresión en el pecho durante los ataques. 

¿Las mejores formas de usar CBD?

Debido a su impacto en los pulmones, no se recomienda fumar o vapear CBD, ya que podría causar más daños irreversibles en los pulmones. En su lugar, pruebe el aceite de CBD. Se toma por vía oral exprimiendo la dosis recomendada en la boca antes de tragar. El aceite de CBD a menudo funciona con bastante rapidez y tiene el beneficio adicional de la capacidad de controlar y ajustar la dosis. 

Encontrar el dosis correcta del aceite de CBD para el asma puede requerir cierta experimentación ya que los efectos, al igual que otros medicamentos recetados, pueden verse afectados por la edad, el peso y el metabolismo. Es posible que deba experimentar con la dosis antes de encontrar la que funcione mejor para usted. Pero se recomienda comenzar con la dosis más baja y si eso no produce resultados, aumente lentamente hasta que vea resultados. 

Solo recuerde, antes de comenzar cualquier tratamiento alternativo, considere hablar con su médico, quien luego podrá aconsejarle si el aceite de CBD será beneficioso en su tratamiento y, de ser así, aconsejarle sobre la dosis adecuada según su evaluación. 

Conclusión final

Sin una cura, se debe alentar a las personas que padecen asma a buscar tratamientos alternativos. Ya que El CBD tiene evidencia científica de cualidades reductoras de la inflamación, definitivamente debe considerarse si sus síntomas están afectando su vida diaria. Hay muchos Aceites y cápsulas de CBD disponible en línea, pero recuerde siempre consultar con su médico de antemano.

0 comentarios

Escribir un comentario

Los comentarios son moderados